UNA NOTA DE : HERNÁN LEONEL

La entrevista realizada con el Padre Diego Luluo (44), dejó una infinidad de títulos que darán tela para cortar; es por ello que he decidido dejar a vuestro propio criterio que usted, estimado lector; y perdón por hacerlo trabajar; escriba el que más vaya acorde a sus pensamientos e ideologías. De todas maneras, le dejo algunos que podrían serle útil: “Tengo al cliente cautivo porque sé que viene y no va a dejar de venir, por eso la ciudad está como está”. “Cualquier cosa mala que sucede la culpa es de los curas”. “El ejemplo debe ser unánime para que sea copioso”. “Que un cura haya violado, me da asco, es dolorosísimo, no se entiende”. “La visita del Papa puede ser usada para agrandar la grieta y no para cerrarla”. “El sistema está corrompido”. “Hay pibes en las cárceles que realmente quieren mejorar y el mismo sistema le vende droga”.
Es Oriundo de Santiago del Estero pero desde hace casi 7 años se encuentra en la Basílica de Luján. Tantas veces cuestionada, tantas otras mimadas, un lugar (a mí entender) ediliciamente mágico, hermoso y con una impronta que trasciende las creencias.
Los primeros cinco años estudió en Valladolid; España. Una vez recibido, comenzó a trabajar en un colegio religioso de Buenos Aires, de ahí se fue dos años a Montevideo, donde ofició en un colegio y luego se maravilló en San Carlos de Bariloche. “En ese lugar caí en la trampa ya que le dije a Dios: gracias porque me mostraste el lugar donde voy a echar raíces, y a los 15 días estaba en Luján”, comenta entre risas el Padre Diego y añade: “Desde Junio del 2011 hasta el momento, acá es donde felizmente estoy”.
A los 16 sintió que quería hacer algo por los demás y el camino religioso era el que más cuadraba con su ser. “Mi familia no era de ir a misa. Éramos católicos pero no practicantes”, agrega mientras comenta que: “Ramiro, David y Mariano son mis hermanos y Clemente y Estela mis padres; además mi tía Victoria vivía con nosotros y se dedicó a cuidarnos ya que el novio la abandonó en el altar. Siempre estuvo a nuestro lado y nos brindó su corazón”.
De su época de estudiante recuerda: “Era el típico seminarista que quería estar en el barro, saltar al campo y ayudar a todo aquel que así lo requería”.
En el transcurso de la entrevista era inevitable preguntar si anteriormente había visitado la ciudad. “La primera vez que vine a Luján fue cuando tenía 10 años de la mano de mi abuelo ya que él vivía en Buenos Aires y cuando fui a su casa, organizamos una salida y me trajo”, cuenta y agrega con una amplia sonrisa que va de lado a lado y se regocija al contarlo:” Recuerdo que vi a la Virgen y me parecía que ella estaba tocando el cielo por la altura en la que se encontraba”.
- Arquitectónicamente la Basílica te impone un respeto mágico pero la gente de la ciudad no la toma como tal, sí el que viene de afuera....
- He visto una pareja que vino de Corea (gracias a Dios con un traductor) con su hijo para que sea bautizado porque le hicieron la promesa a la Virgen.
- Trasciende
- Completamente. El nacido y criado en Luján está acostumbrado al edificio, pero es necesario redescubrirla. Acá, cada ladrillo habla, más los casi 400 años de la historia de la Virgen. Como les digo a los chicos; Es un castillo en medio de la Pampa y aquí vive una Reina.
- ¿Por qué crees que la plana política y algunos sectores de la sociedad no le da la injerencia que se merece? ¿Qué estén las calles sucias, que la terminal esté en un estado de abandono como nunca se vio?
- Creo que una de las razones por las que la ciudad no crece son esas. Es como que piensa, y lo digo desde lo económico, tengo al cliente cautivo porque sé que viene y no va a dejar de venir y por eso no se explota mejor.
- Se ve gente que llega en todo tipo de autos y a los 10 minutos desaparece
- Es que se los expulsa. No hay un ofrecimiento, una invitación para que el que viene quiera quedarse. Tendríamos que cuidar mejor al peregrino. Muchos de ellos se quedan en la plaza y en estos días de verano, no ofrece sombra y se refugian al costado del río. Traen sus comidas y bebidas porque no pueden afrontar un gasto mayor y ves que hasta las mesas les cobran.
- Cobrarle una mesa del año 30 al lado de un río mugriento y deplorable no hace más que alejar al turista.
- Claro, hace que la próxima vez lo piense dos veces o se traiga la reposera. Por eso insisto que debe haber un compromiso más grande para revertir esto.
- ¿Te ha tocado hablar con algún político sobre esto?
- Sí, en funciones o en campaña y justamente uno dijo que la gente no se queda porque justamente no hay un ofrecimiento y lo que hay es carísimo. Ya llegar a Luján es caro y ni que hablar si esa persona se quiere llevar un recuerdito.
- Tampoco hay una oficina de turismo o alguien repartiendo un folleto que te indique que cosas se pueden hacer...
- Eso lo hacemos nosotros. Les indicamos que a pocas cuadras hay una plaza, un museo, un cabildo (que la mayoría de las veces está cerrado). También hay una gran carencia de baños a las afueras y...
- Eso corresponde a...
- Todo lo que es de la reja para afuera, corresponde a la Municipalidad, mismo los santeros y los distintos lugares que ofrecen X cosas deben pagar un canon municipal.
- Más de un político hace eco de que está atado porque no lo dejan, haciendo hincapié a los que están; y siguiendo la metáfora; del lado de adentro de las rejas.
- Hay varios mitos y los he escuchado, como así también que la empresa de colectivos (Atlántida) es nuestra. Lo único que podemos administrar es de la reja para adentro, y el edificio al ser monumento histórico depende de Nación. “Cualquier cosa mala que sucede la culpa es de los curas”
- Las peregrinaciones cada vez son más caóticas
- Porque no hay desde la plana dirigencial una estructura que la pueda recibir y contener. Todo lo que sucede en la plaza y en la antesala se nos escapa de las manos. La mugre que queda al otro día es impresionante. Siempre me dicen que la gente es sucia pero si hubiese más tachos sería distinto. Un día salió un cura a juntar residuos y la misma gente lo comenzó a ayudar; el ejemplo debe ser unánime para que sea copioso. Los políticos, los religiosos y la gente que vive en esta ciudad deben comprometerse para cambiar el futuro de Luján. Si todos juntos tiramos para el mismo lado, sería tan fácil todo. No te das una idea de la transformación que se puede llevar a cabo para que vivamos mejor y estemos orgullosos de vivir acá.
- ¿Cómo ve la figura del Papa?
- El Papa Francisco es una excelente persona, un hombre al que le ha tocado gobernar la Iglesia en un momento muy complicado porque los Cardenales le han pedido al nuevo Papa hacer un cambio “adintra” de la iglesia, tiene que mover a todo aquello que le ha crecido hongo y lo que se ha quedado demasiado tiempo quieto que nos es beneficioso para nadie. Por otro lado tiene que darse a conocer. Su mensaje es muy claro y concreto; es el evangelio; es Jesús; y sus actitudes que nos llaman la atención y que muchas veces nos hacen enojar, es lo mismo que hacía Jesús.
- ¿En qué sentido?
- Jesús iba y se sentaba con un enemigo y le decía: “che, ésta noche ceno con vos”.
- ¿Te referís a las polémicas fotos que se sacó y a la gente con tanta mala imagen a quien recibió?
- Sí, con quien se sentó o a quien le envió un rosario y si vos te vas al evangelio, Jesús hacía eso y todos los que estaban en el poder lo criticaban. Éste habla de ser buenos y se junta con los malos. Habla de justicia social y se junta con un criminal. El mensaje de Jesús los invita a una realidad distinta a la que estamos acostumbrados, a una justicia social distinta a la de un programa político.
- A él se lo critica mucho porque se junta con gente ligada a actos de corrupción que son hechos pornográficos y el argentino no lo entiende, le causa enojo y pudor.
- No es que al juntarme con tal o cual lo estoy aprobando; ojo. Nos falta ir un poco más allá. A mí se me hace difícil compartir la mesa con ciertas personas por lo que hace y justamente por lo que hace es que debo juntarme, sino... ¿cómo cambia? , ¿cómo lo convences?, ¿cómo dialogar si no hay encuentro?. A veces nos quedamos con el juicio y no hacemos nada más. Nadie nace siendo malo, corrupto o violador. Dios no hace magia. Invita a un cambio profundo desde adentro.
- ¿Le ha tocado compartir lugares con gente poco deseable?
- Fui capellán de cárcel varios años e incluso penal de menores. Y es muy difícil porque el sistema es corrupto, hay veces que es más corrupto que la persona que está en esos lugares. Mira; me tocó estar en un penal de menores con problemas de adicción y el mismo sistema le vendía la droga sabiendo que harían cualquier cosa para conseguir la guita semana tras semana.
- Cualquier cosa es...
- Cualquier cosa. Me fui tantas veces llorando y con tanta impotencia que me sentí inútil ante tal escenario. (Su vos se quiebra y el silencio se adueña por un instante del lugar)
- ¿Qué le causa que un par suyo haya abusado sexualmente?
- Asco, es dolorosísimo, no se entiende, es la maldad de la persona y el abuso de su posición hacía la persona. A nosotros se nos acercan buscando una sanación y nos creen porque nos idealizan, y vos salís con esto... es realmente indignante. Pero no lo puedo dejar abandonado.
- ¿Y cómo se habla con esa persona?
- Ufff -exclama, respira, mira al cielo y recién ahí acota- primero hay que ver si quiere hablar, porque está tan enfermo que se encierra. Es difícil porque además hay una cuestión psiquiátrica de por medio. Pero primero el abusado y la familia y ahí también hay que tener huevos y poner la cara porque a mí me toca pedir perdón en nombre de otro. Pero hay que estar y hay que acompañar. No sé si se sana eso.
- ¿Por qué crees que el Papa no fue bien recibido en Chile?
- La iglesia chilena está atravesando la mayor crisis de su historia, sumado a los grupos radicalizados como la RAM u otros grupos fanatizados que intentan destrozar al catolicismo.
- Pero el catolicismo en gran parte tiene una fuerte tendencia al fanatismo.
- Sí, y está mal, todo fanatismo es malo. Si no vas a la iglesia los domingos te irás al infierno. Basta con esas ridiculeces. Pero bueno, volviendo a tu pregunta el Papa bajó un claro mensaje: “Salgan, no sean curas de escritorio, visiten, conozcan a su gente, celebren con ellos la vida”.
- ¿Por qué piensa que no viene a nuestro país?
- Quiero que venga, y le pido que venga. A éste punto ha pasado tanto tiempo que necesitamos de su presencia, de su acompañamiento.
- ¿Puede unificar?
- Sí, pero también lo pueden llegar a utilizar. Entonces también lo puedo llegar a comprender. Es que acá todos barren para su molino, somos muy de la foto y si el mensaje es bueno... ahhh nos lo dijo a nosotros y si no pues a los otros. Nos cuesta crecer y para eso yo tengo que asumir mis errores como también tengo que dar gracias por los méritos pero lamentablemente con esta maldita grieta no sé si tenemos el coraje de hacerlo. La visita del Papa puede ser usada para agrandarla y no para cerrarla.
- ¿Cómo le gustaría ver al país?
- Con más educación, tenemos que trabajar en esas cabecitas porque vienen con proyectos, con sueños y yo no se los puedo arruinar. Tengo que trabajar en educarlos. Hay que darles herramientas y no decirles lo que tienen que hacer, ya pasó esa época, hay que darles herramientas y esas pasan por la educación. Si nosotros mejoramos eso, de apoco se va a ir mejorando todo lo otro. Quiero ver una Argentina más educada, más pensante donde la razón la tiene aquel que, justamente piensa, el que sabe expresar lo que siente y no aquel que grita más fuerte.