Nota de: Hernán Leonel

Después de coronarse como “el relator más joven del mundo” y ser entrevistado hasta por la propia Susana Giménez, Juan Pablo Tártara dio el salto y fue contratado por Disney como una de sus figuras infantojuveniles. Luego pasó a la cadena ESPN para trabajar con el consagrado conductor Quique Wolff y finalmente, llegó el día de relatar fútbol argentino a través de ESPN y también internacional para la cadena Univisión. Hoy, se encuentra a punto de lograr un sueño más. Relatar un Mundial. De Luján a Rusia. En esta charla, si, charla, porque así se dio ésta entrevista, con un tinte totalmente distendido, Juan Pablo repasó Sus vivencias, nos contó su manera de ver y de hacer periodismo. Su visión sobre la Selección. Ojo, no todo fue fútbol, goles que aún no se hicieron, añoranzas y deseos, sino que también hubo distintos momentos en los cuales los ejes fueron mutando, cambiando y disparadores que dieron lugar para hablar de la sociedad, de Luján, de política y hasta de porque no… de involucrarse él mismo en querer ser partícipe de una cambio de rumbo.
La cafetería, ese lugar que los periodistas amamos desde que hemos decidido que esa iba a ser nuestra profesión. Donde más, se podía dar una charla de colegas. Aunque uno esté por llegar a lo más alto y a tocar el cielo con las manos, conversa con su par de igual a igual y con una amplia sonrisa que desborda de felicidad.
- Estas para una publicidad de las galletitas sonrisas)
- Estamos muy felices, agotados pero con el saber que estamos realizando un gran trabajo. Es la primera vez que voy a cubrir, periodísticamente hablando, un mundial, lo cual tiene todo un significado. Es un desafío gigante pero bueno para esto nos preparamos toda la vida.
- Pasa el tiempo
- Pasa y no perdona. (Risas) Luego de 16 años trabajando para The World Disney Company y en ESPN en todas sus plataformas, decidimos patear el tablero e ir en busca de nuevos desafíos, y la verdad es que no pensamos que se iba a dar en este momento, pero lo cierto es que luego de mucho trabajo y de rodearme de gente amiga e idónea que confió y confía hoy estamos en Rusia y allí estaremos durante 45 días acompañando a la Selección.
- Para distintos medios, ¿verdad?
- Vamos a estar trabajando para distintos medios y para distintas marcas y sus respectivas redes sociales. De manera conjunta con en canal 26, en radio La Mega, en Infobae, vamos a seguir a los hinchas…
- Somos uno de los países que más hinchas van a asistir.
- El tercero en cantidad de entradas vendidas.
- ¿Estuviste aprendiendo Ruso?
- Algo, lo básico, lo necesario para poder moverme, ya que Moscú va a ser mi casa durante más de un mes.
- ¿Te imaginaste estar viviendo este momento?
- Esto lo hablé con mis amigos y con mi familia. Internamente tengo algo con Rusia; estoy tatuado en alfabeto Ruso, amo profundamente la historia y la literatura Rusa y sentía que este era el momento para darlo todo. Hace una semana que caí que me estoy por ir. Es tanta la vorágine y la locura que, realmente, me di cuenta que me iba cuando estaba tramitando la visa de trabajo en la embajada de Rusia. El otro día me acordé de que mi primer relato lo hice el 7 de Junio de 1998, en la cancha de los Pumas, Torneo infantil de ACIFO. 20 años después voy a estar relatando mi primer Mundial.
- Uno lo busca también.
- Lo único que cae del cielo es la lluvia, el resto es trabajar, trabajar y seguir trabajando y buscando llegar y cumplir con los objetivos y sueños que uno anhela dando el ciento por ciento. Por eso el agradecimiento a todo el equipo que me acompaña que también dan el ciento por ciento.
- ¿Estás pudiendo dormir?
- Es cuasi imposible, son muy pocas horas de sueño pero la felicidad me hace no sentir el cansancio. Duermo cuatro o cinco horas y me despierto con más ganas, renovado y con la mente enfocada en lo laboral.
- A la vuelta tu cabeza se va a tomar licencia.
- Voy a poder dormir (risas), pero mi cabeza se va a tomar licencia una vez que estemos en Moscú.
- ¿Al revés?
- Sí, es que fue tanto el trabajo previo que estuvimos realizando que una vez que me suba al avión ya me voy a sentir liberado de todas las presiones. Allá, quedará solamente el disfrute. Creo que ir a trabajar y cubrir el Mundial, van a ser mis vacaciones (risas).
- ¿Tenes algún espejo en el mundo periodístico?
- Me ha tocado trabajar con los mejores, desde el primer partido que relaté, hasta el día de hoy tuve la suerte de rodearme y de aprender de personas sanas y muy profesionales. Siempre miraba su cotidianidad al aire, de qué manera hablaban, cómo escribían, cómo se preparaban antes de realizar una entrevista, cómo hacían sentir al entrevistado y cómo intentaban realizar la repregunta de la mejor manera. Y si claro, tengo a mi mentor Miguel Ángel Loizaga a quien le debo mis mayores respetos y cariños, él ah sido el que me dijo: “Es por acá, anímate a hacer periodismo” y quien confió en mí y quien me dio las primeras oportunidades. Tuve la suerte de trabajar con “Quique Wolff”, con quien me une una gran amistad, y con el señor Enrique Sacco. Si tengo que elegir a tres personas, sin lugar a dudas los elijo a ellos tres.
- También hubo gente por fuera del periodismo que te abrió el camino.
- Sí, uno de ellos es Agustín Pichot que me ha dado una mano en momentos muy difíciles, que apostó por mí y con quien hasta el día de hoy seguimos teniendo una relación de un aprecio mutuo enorme.
- El periodismo es un mundo difícil al cual pocos logran ingresar.
- Totalmente
- Pero una vez que abrís una puerta y no te la cierran, vas logrando avanzar a medida de lo que uno busca y espera. Siempre bajo un trabajo agobiador. ¿Coincidís?
- Sin lugar a dudas. También hay que estar acostumbrado a que te cierren las puertas pero jamás tomárselo de manera personal. Eso por un lado, y por otro lado, si te abrieron una puerta… por algo es. Entonces, estoy convencido que a esa confianza hay que devolverla con trabajo, con responsabilidad y hacer las cosas de la mejor manera posible. El periodismo es pasión. Entonces uno debe entregarse a esa pasión y dejarla correr y esa misma inercia es la que te lleva a la catarata de aperturas de posibilidades. Esto es una rueda que gira constantemente y el medio es muy chico, todos nos conocemos con todos y todos hemos trabajado, en algún momento, con todos.
- ¿Qué le dirías a un joven que está estudiando periodismo y siente que es pura frustración?
- En esta profesión vas a recibir cachetadas, todos los días. Pero que siga, que no abandone sus sueños, que se formé, que lea y que escuche a los mejores, a los más grandes y que escuche consejos y que estudie y que se prepare y que por sobre todas las cosas, controle la ansiedad.
- Es clave para la sociedad de ahora
- Es clave para brindar lo mejor que uno tiene, delante de un micrófono, o de una cámara o desde el lugar en el que le toque estar, uno tiene que haber vivido y parte de esas frustraciones son las que uno tiene que utilizar para transformarlas y decir: “pará, esto es lo que yo quiero” y seguir para adelante.
- Periodísticamente. ¿Cómo te ves en un par de años? ¿Siguiendo la rama del deporte o animándote a algo más?
- Amo el periodismo deportivo y mi pasión en relatar y estoy convencido de que voy a ser relator por el resto de mi vida. Pero puede ser que al volver tome por nuevas rutas. Me gusta el análisis de la política, el debate que se genera, la discusión buena y sana. No la confrontación…
- Algo cada vez más difícil de lograr en la sociedad actual.
- En la sociedad y en como los medios te lo muestran. Ya no se discute, se grita. La política pasó a ser un show y los políticos se prestan a eso, les gusta y por eso vemos muy pocos programas de análisis serios.
- Te molesta eso
- No me gusta. Creo que le hace muy mal al periodismo. ¿Viste el famoso Corea del Centro que nos critican a los que no estamos ni de un lado ni del otro? Uno es periodista y como tal tiene la obligación de analizar el contexto.
- Y realizando una crítica constructiva.
- Y esté quien esté en el poder. No me importa el color que tengas. Si estás haciendo las cosas mal, tengo la obligación ética y moral de decir que no estás haciendo las cosas bien.
- El que no hace eso, realiza otro trabajo, pero no periodismo.
- Sí, también entiendo a muchos colegas. Uno tiene que trabajar y necesita laburar y muchas veces se despide a tal o cual por el solo hecho del lugar donde está. Después queda en cada uno decidir hasta donde sí y hasta donde no. Hasta donde se estira tu cuerda.
- ¿Te pasó alguna vez?
- Sí claro. A todos nos ha pasado. ¿Qué me digan esto no? Varias veces.
- ¿Cómo te sentiste?
- Horrible. Fueron momentos muy feos. Me han sacado del aire en vivo. Pero bueno uno tiene que aprender a lidiar con todo eso.
- Siempre que podes nombras a Luján. Tenes un apego increíble para con la ciudad.
- Es mi cable a tierra, Acá viven mi familia, mis amigos, está el barrio, las calles por las caminé toda mi vida. Hay algo que me atrapa. Tengo mucha gente querida. Acá empecé mi profesión y es una ciudad que amo y que quiero que crezca y que ojalá siga desarrollándose y que los que están gobernando hagan las cosas bien.
- ¿Cómo ves a la ciudad?
- La veo quedada en el tiempo. Es una ciudad turística y una de las más visitadas del país. Es turismo “golondrina” porque van y vienen.
- ¿Por qué crees que no se quedan?
- Porque no tiene más nada que ofrecer. He hablado con varios políticos de la ciudad y les he preguntado: ¿Por qué no se desarrolla la zona turística? ¿Por qué no hacemos algo nosotros como ciudadanos para ofrecerle al turista que viene algo más para que se quede dos o tres días? Bueno, porque estamos estancados y porque hace varios años que lo único que se hizo fue el puente con forma de tuerca de la Avenida Dr. Muñiz. Hoy veo algo, pero no me gusta como está la ciudad. Pasó Prince, pasó Rosso, ahora está Luciani y que están haciendo… nada. El actual gobierno está recibiendo fondos públicos de la provincia y… ¿dónde están? La obra de la calle San Martín que va hasta la Basílica, ¿cuándo la van a terminar? En el diseño está bárbara ¿Pero cuándo se la vamos a ofrecer al turista? También hay un problema, sobre todo de quienes hoy gobiernan.
- ¿Cuál?
- No permiten que aquellos que quieran aportar buenas ideas puedan sumarse. Lo único que veo desde el 2011, es un empedrado y una fuente donada en la Plaza Colón.
- Lo decís con desazón
- Es que me pone triste ver a Luján tal como está y sabiendo que puede ser una ciudad modelo porque tiene todo para serlo. ¿A nadie se le ocurrió que hay que ampliar la terminal? Hay un montón de peregrinaciones por año, una de ellas de más de dos millones de personas la cual realicé con honor y con dolor al unísono porque llegas y tenes cero atención al turista y si no fuera por la Cruz Roja… el municipio está para la foto.
- Crees que hay posibilidad de un cambio
- Difícil. Me encantaría que alguien tome el toro por las astas y pueda modificar este presente gris.
- ¿Desde la oposición ves a alguien con esas ganas?
- Sí, veo con gente con ganas, con talento pero están muy divididos
- ¿Hablas del Peronismo?
- Sí, y me parece que es imposible que se pongan de acuerdo. Pienso y se me vienen a la cabeza cinco listas distintas, de las cuales a uno de los que encabeza una de ellas lo veo capaz de poder hacer algo competente.
- ¿Y el Intendente?
- Creo que no se rodeó bien y ahí está la clave.
- ¿Te gustaría estar en la función pública?
- Me encantaría aportar y sumar ideas y proyectos.
- ¿Y de hacer política?
- En algún momento me gustaría tener la oportunidad. Si no, nos quedamos en la queja y yo soy más de hacer.
- Ni que hablar de ayudar a Luján.
- Constantemente, me llaman y estoy. Es más, nos hemos querido acercar en más de una oportunidad y no nos han dejado.
- ¿Cómo es eso?
- Tratamos de acercarnos para realizar tareas de beneficencia y nos han dejado. No sé cuál era el miedo o el motivo. No sé si el Intendente lo sabe, pero no hemos podido plantear ni siquiera cual era el proyecto.
- Eso habla de mezquindad.
- Sí, creo que tiene, como te dije antes, gente que lo rodea muy soberbia e insegura.
- ¿Me contas de que se trataba?
- Queríamos llevar a Luján, metafóricamente hablando, difundirla a todas y cada una de las ciudades en el mundo en las cuales vamos a estar y nos cerraron la puerta en la cara.
- Hablemos de fútbol. ¿Cómo ves a la Selección de cara al Mundial?
- Creo que con un grupo humano muy bueno, con grandes jugadores, con algunos que les falta un poco más para estar en su plenitud y ojalá logren estar al mil por ciento y con la presencia del mejor del mundo. Jorge Sampaoli es un tipo muy inteligente, que no ha podido encontrar el esquema.
- Que lo encuentre porque falta poquito.(Risas)
- Que lo encuentre mañana.
- ¿Te gustan los 23?
- Me hubiese gustado que esté Centurión. Me parece que falta un jugador que rompa esquemas, un desfachatado y un loco adentro de la cancha. Es una lástima lo de Romero y sin lugar a dudas Armani debe vestir el buzo titular y cuidar los tres palos.
- ¿La falencia es el medio campo?
- Sí, porque Mascherano está en el declive de su carrera, porque Biglia llega con lo justo, porque Banega no está desplegando su mejor nivel y porque creo que ahí está la columna vertebral de este grupo histórico.
- ¿Arriba?
- Me encantaría ver a Messi en la posición en la que jugaba con Guardiola en aquel Barcelona del 2009 que ganó todo, de espalda y de media punta, con Pavón en la derecha y Di María en la izquierda.
- Sin un 9 definido.
- Totalmente.
- ¿Te convence el equipo?
- Sí, creo en este grupo. Creo que van a dar todo porque este ciclo de jugadores sabe que es su última oportunidad. Tenemos al mejor del Mundo y hay que aprovecharlo.
- ¿Qué se te pasaría relatar un gol en una hipotética final?
- Locura total. Creo que ahí hay nada planificado, que salga como salga. Tenes que aferrarte al sentimiento y a la pasión y a nada más. Te salís del libreto. Es el sueño de todo periodista deportivo.