Escribe: MARGARITA ELIAS

Días históricos y hermosos sí los hay… La ONG “Trasplantados Luján Solidarios” volvió a reunir a la comunidad de nuestra localidad y zonas aledañas en una nueva jornada de concientización y fraternidad.
El grupo presidido por Gabriela Escudero -trasplantada
renal- junto al Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI) y el Centro Único Coordinador de Ablación e Implante de Buenos Aires (CUCAIBA), trabaja de forma incansable para la difusión y compromiso por la causa social que permanentemente pone en vilo al país: la importancia de la donación de órganos. Desde el 2014, la entidad convoca a grandes y chicos a participar de diversas actividades para festejar los 20 de julio que denominaron “Día del Amigo Trasplantado”… y, esta vez, por partida doble.
Ese viernes 20, desde las 9 de la mañana, el Cuartel de Bomberos Voluntarios fue copado por personal del Hospital Posadas quienes se encargaron de realizar las extracciones para la jornada que llevó el lema “#Dona Sangre para dar vida”: fue una verdadera fiesta entre música, buena atención y hasta un banner para que los donantes tuviesen un registro fotográfico al finalizar el procedimiento que demoró unos simples minutos.
Se respiró felicidad y esperanza. Solo restaba estabilizar el cuerpo unas 24 horas para lo que sería el tan ansiado encuentro en la Plazoleta Antigua Estación Basílica. Declarada de Interés Municipal por el Honorable Concejo Deliberante de Luján a través de un proyecto presentado por el Frente Renovador, la primera “Caminata Por La Vida” se llevó adelante durante la fría mañana del sábado 21. Más de una veintena de personas se agruparon bajo los cálidos rayos del sol que reconfortaban y llenaban de energía antes de comenzar a dar los primeros pasos.
Eran tan solo las 10 y no faltaba nada: el mate cocido bien calentito a cargo del Centro de Veteranos de Guerra de Malvinas y las galletitas para llenar el estómago; las remeras blancas con inscripción verde como distintivo; las banderas flameantes de los grupos de trasplantados que acompañaron como “Manhala” de la localidad de 9 de julio, además de Junín y La Plata; las Payamédicas que brillaban y alegraban bajo un cielo celeste que cargaba las pilas...
Entre los presentes también se encontraban el Director de Deportes Emilio Pignataro y el Concejal Silvio Martini. Mientras la panza quedaba llena y el corazón, contento, la comunicadora Susana Napolitano ofició de vocera y remarcó la importancia de la aprobación de la “Ley Justina” el pasado 4 de julio, norma que indica que todos los mayores de edad son donantes de órganos salvo que se hayan opuesto en vida: “Agradezco que este país se halla dado cuenta de que tenía que salir la ley”.
Movilizada ante la convocatoria, la locutora agregó: “Así es la gente de Luján, cuando uno pide, todos están siempre colaborando. Estamos todos unidos por lo mismo, por el amor, por el respeto, por los valores. Gracias a todos. Hay que agradecernos a nosotros mismos, por estar unidos en cosas tan importantes”. Los aplausos como modo de precalentamiento levantaron los ánimos a pesar de un cambio de último momento en la actividad principal: la caminata programada de 3km. se acortó a una vuelta simbólica completa alrededor de la plazoleta. Sin más, y lista para empezar a moverse, esta gran familia (sí, eso son, una gran familia) emprendió su camino a pasos ligeros, impulsados por las ganas de seguir para adelante con fuerza y de vivir. Doblaron una esquina, la otra, la otra y la otra...
Allí, desde donde partieron, ahora los esperaban las Payamédicas que, además de reír y alentar, oficiaban de “meta humana”. Primeros, segundos, terceros… no importaba el orden de llegada.
Todos y cada uno de ellos ya son ganadores de esta vida. Emoción, reiterados aplausos, fotos y abrazos...
Honra. Desbordada de sentimientos, Gabriela Escudero se sumó con pocas palabras a los agradecimientos e invitó a Claudio Cruces, referente de CUCAIBA, a tomar el micrófono. “Ver a tanta gente comprometida con la vida, que viene de tan lejos, me llama mucho la atención y me hace sentir vivo porque me demuestra que no todo está perdido, cuando vemos que están pasando cosas tan feas en nuestro país y en el mundo entero, hay una luz de esperanza que es la solidaridad”, expresó además de indicar que iban a proceder a entregar material informativo sobre la reforma de la ley de presunto donante y actas para quien quisiera donar sus órganos.
A continuación, se procedió a la lectura de una carta escrita por Evangelina (integrante de Trasplantados Luján Solidario que no pudo asistir al evento) dirigida a Miriam, mamá de Bruno, quien donó los órganos de su hijo fallecido hace un año. “Todos los que están presentes y yo te queremos agradecer a través de la donación de los órganos de Bruno y de las personas anónimas que recibieron una partecita para continuar dándole batalla a la vida”, expresaba el escrito que fue acompañado por un globo en forma de corazón con el nombre del pequeño y un diploma en reconocimiento como homenaje. Quienes también recibieron su diploma fueron Ana María Gentile, Marcelino de La Plata, Rubén Reyna (trasplantado de médula de 9 de julio), Marisol, Mónica Cristaldo (trasplantada bipulmonar), Mauricio (también trasplantado de 9 de julio), Manuel y Norma Ceja de La Plata, Rosalía y Estela; y uno especial por su compromiso a los Veteranos de Guerra de Malvinas.
La jornada finalizó con un sorteo, la visita a la Basílica Nuestra Señora de Luján y la reafirmación de que si uno dona sus sus órganos puede salvar vidas.